4.8.09

Sucesiones (En construcción)

Andy Warhol, Green Car Crash


Dadme el lenguaje tenebroso de los ajusticiados en la silla eléctrica
el vocabulario último de los guillotinados
La existencia es un ojo reventado
Louis Aragon
"Licantropía contemporánea"

Una gandola cargada con 36 mil litros de gas doméstico colisionó en la arteria vial, derribó un poste de alumbrado público y luego volcó. El poste cayó sobre una funeraria situada en la parte baja del puente, donde se celebraba un velorio. / A., de 27 años, pretendía lanzar a su pareja, J., también de 27 años, desde la azotea del local hacia una quebrada que colinda con el lugar. / La víctima más reciente es J., conocido como V., que fue golpeado con una llave de cruz hasta que le causaron la muerte. El ataque lo cometió un sordomudo que estaba acompañado por otros dos hombres que habían solicitado los servicios del joven. / Las autoridades intentaron restringir la labor de los reporteros gráficos debido a la multitud de vecinos que se acercó al lugar con sus teléfonos celulares para tomar imágenes de la víctima. / En ese momento uno de los antisociales le disparó a la cabeza. A. cayó moribundo. Medio cuerpo quedó adentro del local y el resto sobre la acera. / R. se metió en la discusión que sostenía ese hombre con su esposa. R. no soportó que el hombre golpeara a esa mujer que ni siquiera conocía. Cuando intervino, el desconocido lo asesinó. / El bebé recibió dos tiros en las piernas y uno en el abdomen, pero se encuentra fuera de peligro. / Cuando el joven cayó al piso el homicida y sus amigos le partieron varias botellas en la cabeza y le dieron patadas. Huyeron del lugar por las escaleras de emergencia mientras hacían disparos al aire. Todas estas imágenes fueron captadas por la cámara de seguridad del sótano. / El rescate de cadáveres duró una hora y media aproximadamente, pues habían quedado aprisionados entre los amasijos de hierro.

Frases tomadas de la sección de sucesos de los diarios
El Nacional y El Universal durante el primer semestre de 2009.
Han sido editadas para no revelar nombres de lugares ni de personas.

6 comentarios:

Miguel dijo...

Yo, como corrijo un diario, veo cosas como éstas a cada rato.

Más gongorinos que Góngora. Un tripeo.

Buena esa.

Saludos.

Santiago Acosta dijo...

Coño sí, lo más cruel es lo del "rescate de los cadáveres". Es extraña esa mezcla de tragedia con torpeza...

m dijo...

it's genious. No debería gustarme pero me gusta. No lo que pasó claro, no saber que sucedió tampoco. You know, pero me gusta.
Además, me recuerda al comienzo de Magnolia de Paul Thomas Anderson y a un ejercicio que hicimos en el taller con Laura Antillano en el que escribimos narraciones basadas en noticias reales. Y a una noticia que tengo pegada en mi clóset de una vez que un oso polar se volvió morado, en Argentina.

Miguel dijo...

Pillate este titular:
«Un muerto causa accidente en Páez»

De ahí palante, citando al genio René Pérez Joglar, «se vale to».

Para reír un rato:
http://cvc.cervantes.es/actcult/morderse_lengua/expo/mundo/mundo_01.htm

]MeGalOmAnIaCk[ dijo...

El conglomerado debastador de los fragmentos estanca una realidad progresiva en la composición de tal collage... En la imagen nos vemos todos como atropellados por un mar de carboncillo en papél. En criollo; solo sumar y tendrás letras.

No voy a decir que es interesante pues ya sería obvio... Diré que me es intrigante, la técnica y la cabeza que la pensó, la que tuvo la paciencia de armar este universo mixto, tan de nosotros los venezolanos...

Saludos.

David Quintanilla dijo...

Es como si buscara dentro de todos nosotros uno que otro rayo de sensibilidad, a ver si aun hay esperanzas de rescatar eso que llaman empatia.

Muy buen post, saludos!