14.5.13

This Thursday

You are cordially invited to the launching of Canto: A Bilingual Review of Latin American Civilization, Culture, and Literature, issue Spring 2013: volume 5, number 1. 

Edited by the graduate students of the Spanish Program of San Francisco State University. 

May 16th, 2013, 6:00 pm
Humanities Building, room HUM 587

San Francisco State University


21.3.13

Primer Coloquio Anual Iberoamericano de Literatura, Política y Arte de San Francisco State University [jueves 21 y sábado 23 de marzo de 2013]




Jueves 21 de marzo de 2013
Humanities Symposium Room (HUM 587)


[4:00 pm – 4:10 pm]
“Bienvenida mesoamericana”
Prof. Gustavo Adolfo Calderón, PhD
San Francisco State University

[4:10 pm – 4:25 pm]
“Tortura y persecución en la España franquista”
Prof. Dane Johnson, PhD
San Francisco State University

[4:25 pm – 4:40 pm]
“De la mujer indígena en la literatura sudamericana”
Prof. Rossana Chión
San Francisco State University

[4:40 pm – 4:55 pm]
Homenaje a Federico García Lorca
Prof. Alejandro Murguía (Poeta Laureado de San Francisco)
San Francisco State University

[4:55 pm – 5:00 pm]
Intermedio musical
Gregory Jacobs

[5:00 pm – 5:45 pm]
Recepción

[5:45 pm – 6:45 pm]
Presentaciones de estudiantes graduados del programa de Español
de San Francisco State University
Moderador: Daniel Cohen

Saman Moayeri
Luis Bejines
Elizabeth Vargas Holguín
David De La Rocha
Aileen Frances Joy

[6:45 pm – 7:30 pm]
Recepción

* * *

Sábado 23 de marzo de 2013
Humanities Symposium Room (HUM 587), Graduate Reading Room (HUM 473)


[10:00 am – 10:30 am]
Registro de participantes
Department of Foreign Languages (HUM 475)

[10:30 am – 11:00 am]
Bienvenida
Humanities Symposium Room (HUM 587)


[11:00 am – 12:00 pm]
Los territorios de la voz
Humanities Symposium Room (HUM 587)
Moderador: Harold Wilson

“Lolita perdida en México: Voces y Representación en Lolita y Los Detectives Salvajes
Andrés García Molina (University of California, Berkeley)
ajgmolina@berkeley.edu

“Dicotomías del lenguaje en Los pasos perdidos de Alejo Carpentier”
Christopher Kark (Stanford University)
ckark@stanford.edu

“Momma Linda: Single Moms, Queer Ladies, and Lone Women Travelers Cross the Border”
Aileen Joy (San Francisco State University)
aileenfrancesjoy@gmail.com


[11:00 am – 12:00 pm]
Colombia: Desplazamientos internos y comunidades olvidadas
Graduate Reading Room (HUM 473)
Moderador: David Reyes

“Forgotten Populations of Colombia, Afro Descendants and Indigenous IDPs”
Prof. Candy Madrigal- PhD, LCSW (San Francisco State University)
candymadrigal@yahoo.com
Sebastián Melo Ledesma (San Francisco State University)
sebasmelo25@gmail.com


[12:00 pm – 1:00 pm]
Cuerpos e identidades en tránsito
Humanities Symposium Room (HUM 587)
Moderador: Harold Wilson

“Consumption of the Other: Anthropophagic critiques of modernization and globalization”
Matthew Paul Farina (University of California, Berkeley)
farinamp@berkeley.edu

El desencanto en la transición española a la democracia: Recuperando su sentido de acto de resistencia”
Manuel Gómez-Navarro (University of California, Davis)
mgomeznavarro@ucdavis.edu

“Burning the Gold: Sexuality, Artifice and Gender Construction in Jean Genet’s Notre dames des fleurs and Djuna Barnes’ Nightwood
Rebekka Dilts (San Francisco State University)
rdilts@mail.sfsu.edu


[12:00 pm – 1:00 pm]
Agonías del autor y del libro
Graduate Reading Room (HUM 473)
Moderador: David Reyes

“First as Death then as Farce”
David Nicholas de la Rocha (San Francisco State University)
davidnicholasdelarocha@gmail.com

“Countless Zeros: The Case of the Missing Pages of Loyola Brandão’s Zero
Kristal Bivona (University of California, Los Angeles)
kristalbivona@ucla.edu

“From Omelet to Egg: Examining the Writer-Text Relationship in Lispector's ‘O ovo e a galinha’”
Molly Elizabeth Borowitz (University of California, Berkeley)
mbz@berkeley.edu


[1:00 pm – 2:00 pm]
Hora de almuerzo


[2:00 pm – 3:00 pm]
México: Reapropiaciones del pasado y (re)imaginaciones del presente
Graduate Reading Room (HUM 473)

Moderador: Scott Read

“Un western posmoderno para la narrativa del norte de México”
Azucena Hernández (University of Texas, El Paso)
hernandez_azu@yahoo.com

“From Reapropriations of Fin di Siècle Mexican texts to Reincarnations of Porfirio Díaz in Álvaro Uribe’s Expediente del atentado (2007) and Pedro Ángel Palou’s Pobre patria mía (2010)”
Julio Enrique Ornelas (University of California, Riverside)
jenri001@ucr.edu

“¿Imaginar el futuro? El cine mexicano de ciencia ficción en el neoliberalismo”
Miguel García (University of California, Davis)
mgar@ucdavis.edu


[2:00 pm – 3:00 pm]
Flujos y lenguajes de la representación en Latinoamérica
Humanities Symposium Room (HUM 587)
Moderador: Santiago Acosta

Rayuela: Disonancia de la modernidad”
Hipolito Ortiz-Tello (California State University, Fresno)
poloortiz@mail.fresnostate.edu

“El cuento borgeano: Una clase privada en la metafísica idealista”
Dana Mor (San Jose State University)
dannamor@gmail.com

“La política de ‘El rubí’ en Azul de Rubén Darío: fundación mítica e histórica del arte moderno en América Latina”
León Salvatierra (University of California, Berkeley)
salva007@berkeley.edu


[3:00 pm – 4:00 pm]
Violencia entre la realidad y la representación
Graduate Reading Room (HUM 473)
Moderador: Scott Read

“Medios audiovisuales y transformaciones militantes en la literatura y el conflicto armado contemporáneo”
Elizabeth Vargas Holguin (San Francisco State University)
loty212121@hotmail.com

“México a puro balazo: ficción y realidad en las obras de Elmer Mendoza”
Martha Torres (California State University, Channel Islands)
martha.torresmendez769@myci.csuci.edu

“Pancho Villa: Idealista o asesino”
Fernando Julián (San Diego State University)
fernjulnurs@yahoo.com


[3:00 pm – 4:00 pm]
El erotismo de la resistencia
Humanities Symposium Room (HUM 587)
Moderador: Santiago Acosta

“La voz erótica en los poemas de Gertrudis Gómez de Avellaneda”
Mayte Castro (San Diego State University)
castro23@rohan.sdsu.edu

“Revolutionary Verses: Julia de Burgos and Adrienne Rich”
Pamela Martínez Aranda (San Francisco State University)
pammartinez.a@gmail.com

“Heterotopia and Hero(ine): A Discourse of Deviance as Alternative Meaning in Manuel Puig’s El beso de la mujer araña
Jorge Sánchez Cruz (San Francisco State University)
jorgesa@mail.sfsu.edu


[4:00 pm – 4:30 pm]
Exposición artística
Humanities Symposium Room (HUM 587)

Through various aesthetics, I have effectively captured the cultural contrasts and conflicts that most immigrants face throughout their journeys. With my work, I hope to capture the emotions of struggle and assimilation of undocumented individuals such as myself.”
Sin Nombre (San Francisco State University)


[4:30 pm – 6:00 pm]
Clausura y recepción
Música en vivo
Aperitivos y vino de honor
Comité Organizador
Harold W. Wilson
Santiago Acosta
David Reyes Cornejo
Scott Read

8.1.13

Este 12 de enero: ¿Y después de El Salmón qué?


¿Qué tipo de alternativas editoriales pueden explorarse hoy en Venezuela para continuar debatiendo acerca del no-canon de la poesía venezolana? ¿Sigue existiendo la necesidad de explorar nuestro archivo poético? ¿Fue El Salmón (2007-2011) una aventura necesaria o una puerta equivocada? Acompáñenos este 12 de enero y ayúdenos a encontrar –juntos– respuestas a estas preguntas.

27.12.12

Irse

Foto: Claudia Giolitti


Bendícenos, Señor, a los que tenemos poco tiempo y mucho futuro.
Tienes que complacernos, Señor, porque así somos,
impacientes y desvergonzados. Porque hemos sufrido.
Ya sabemos que no todo es estar drogados en las montañas,
no todo es hacer mapas de nada y pensar en la nada y sentirse vivos.
Lo hemos aprendido por las malas, Señor. Hemos cambiado,
hemos comprendido. Bendícenos, Padre,
a los enemigos de la esperanza,
a los que nos fuimos, a los que renunciamos,
a los descerebrados por el virus del miedo,
a los que sólo vemos en el presente la escoria del mañana.

Me duele la mandíbula cuando recuerdo lo pequeño que era mi país.
Yo creía que mi país estaba en mi cuerpo
pero mi cuerpo es incorruptible y no hay país que sea un cuerpo.
Mi país era una diosa de cemento a la orilla de un río envenenado.
Era jugos vaginales, paisajes degollados, intermitencias.

            ¿Recuerdas, amor, todos esos días viajando solos,
mirándonos a través de ventanas que no eran nuestras?
Sólo había que resistir un poco más,
sólo teníamos que olvidarnos de nosotros.
“Ya tengo en mí los pasajes. Ya tengo en mí tu pared de calma.
Hold on, darling, you’ve got to hold on”.
Mi país es el poema más grande que he escrito.

Esta ciudad me da hambre, todo me acelera el corazón,
cualquier cosa me encandila durante horas.
Ya no soy el tipo paciente de antes.
            En Union Square me he sentido un ácaro industrial,
un parásito de hierro manchando de óxido
la entrada de una boutique.
He llorado, he estado ciego, estuve en coma, puedo jurarlo.
Esta ciudad me hace adorar la cólera.
Camino en la noche y lo quiero todo, quiero el mal,
quiero la sangre de la vida. Ya no me controlo,
odio mucho, pero odio con glamour. Soy la mitad de un fantasma
y el mundo me sigue ofreciendo la vida.

Irse,
porque no soportamos el silencio del Sol,
la carne indiferente del universo.
Irse, porque lo perderemos todo si no nos partimos los huesos.

Ocean Beach.   
Hay barcos formidables deslizándose detrás de la bruma.
Duele seguir con la mirada esos ángulos rectos, los rojos containers.
            En la orilla hay cuerpos transparentes, látigos verdes, hay
dementes entre las olas que agitan los brazos como babosas de mar.
Salivamos. Huimos. Sólo pienso en salvarme, no en hacer caminos.
No hay caminos, hay cosas pasando, ruido.
Mis oídos no soportan el alarido de los rieles cuando atravieso la bahía.
Las grúas se iluminan, la bahía se ilumina.
Así son los puertos de Oakland. Blancos. Lejanos.
Veo esas cosas y enloquezco.

Irse, querer cualquier cosa, despertar con un agujero en la mano
y sentir que llevamos 29 millones de años
esperando el gran meltdown. Un final bello, monstruoso.

            Pero estaremos bien, no nos perdamos.
Nuestras crisis son las mismas
y todas las ciudades se caen a pedazos.
Escúchenme, lo diré una vez más: todas las ciudades
se caen a pedazos, sólo permanece el deseo.
Mi deseo está ahí, deseándome como loco.
Me encanta distinguirlo, poseerlo, recorrerlo.
Lo violaría con ruido,
sintiendo en mis manos su carne tibia, su extensión sedienta.

            Bendícenos, Señor, a los que te hemos traicionado.
La beatitud no es más que un sueño violento,
pero tu salvación es puro misterio,
un gueto abandonado que hemos venido a poblar.
Sálvanos, Padre, de Barcelona, sálvanos de Madrid,
sálvanos de San Francisco, de Nueva York,
sálvanos de Buenos Aires.
Sálvanos de la pobreza, sálvanos de la desesperanza.

La costilla de la ciudad es un viento gris.
Los barcos se frotan como gatos, se untan de almizcle.
Quise buscarte entre la arena
y me quebré en dos como un pez verde.

            Dime qué somos, amor, fuera de los barcos,
“soles pacíficos, mujeres de piedra”. Todo es brillo,
no saber lo que se dice,
perdernos en la ciudad todos los jueves, extáticos,
buscando una planicie, lugares anchos para respirar y redimirnos.

26.7.11

Traducciones: "Por qué escojo a los negros como amantes" de La Loca

La Loca. Fuente: tomicabajsic.com



El ácido hoy
es entretenimiento a la moda
pero en 1967
tomarlo era una experiencia eucarística
            que nos convertía en visionarios

Mi amiga y yo solíamos arreglarnos
            para caer en
            Haight
            y oh sí
            los Negros sabían quiénes éramos
            pero los chicos blancos eran estúpidos

Yo fui concebida en San Fernando
            Mi madre, soltera, no me abortó
            porque Tijuana era inasequible
            Me metieron en una cuna de invisibilidad
            me alimentaron con teteros de aspirina y germicidas
            Mis niñeras fueron tubos catódicos
            Llegué a la adolescencia
            gracias a Bandini y a los rociadores

En 1967 atravesé el cristal de una ventana
            y comenzó mi desengaño
            Vi a la Madre Tierra y al Gran Hermano
            y
            corté mis raíces, acuñadas en el concreto
                        de Sunset Boulevard
            para ir con mi amiga
            de Berkeley a San Francisco
            pidiendo cola
            y descubrimos
            que los Negros eran geniales
            y que
            los chicos Blancos eran producidos en masa
            y regaban el césped artificialmente
                        con largas mangueras verdes
                        en el oeste de Los Ángeles

Ahí estaba yo, en el salón Avalon
            toda de clásico satén rosa, cuero y pachuli
                        pionera de la revolución sexual
Solía ser la querida del sátiro, media-mujer
y el satén rosa colgaba
                        sobre mi cuerpo
                        como una intención
Tragaba lisérgico de desayuno, almuerzo y cena
                        Yo era una calle sin salida en los extrarradios del establishment
                        y la moral era algo sujeto a interpretaciones

En mi barrio, si andabas con cualquiera, eras una puta

Pero yo era una inmigrante, y ahora
            observaba los aviones cargados de chicos blancos
                        despegando desde Hamilton High
            Ellos eran la vanguardia
                        de la Revolución
            Bajaban del avión
                        vistiendo raídas camisas de trabajo
                        arremangadas
                        y una Shell Oil, una Bankamericar,
                        una Mastercharge en los bolsillos traseros
                        con los nombres de sus padres
            Cargamentos de revolucionarios
            En las misas matutinas citaban a Marcuse y a Huey Newton
            En las vespertinas, les ordenaban a las chicas de
                        San Fernando que
                        se cogieran a todo el mundo
            No obedecer era fascismo
Yo observaba los cargamentos de chicos blancos
            despegando de Hamilton High
Todos los chicos de mi escuela fueron enviados a Vietnam
Y yo estaba en Berkeley, cogiéndome a jovencitos blancos
            que protestaban por la paz
            En la cama, las manos pusilánimes de los que manifestaban contra la guerra
                        me enseñaron filosofía marxista:
            Nuestros barrios sentencian nuestras vidas
            Este era su escenario y ellos eran políticos
            Yo era una aparición con orificios
            Sabía que, en sus corazones, todos eran vendedores de seguros
            y morirían de infarto
            De todas formas yo se los mamaba, porque
                        yo era consciente
            algo confirmado por mi ingesta de ácido
            ¡Yo no era ninguna campesina!
            Se los mamé a esos jovencitos blancos
            y ellos me llenaron la cabeza de comunismo
            Me informaron que los pobres no tenían
                        dinero y que estaban siendo oprimidos
            Había negros y chicanos
            y algunas mujeres tenían niños ilegítimos
            Mientras tanto, mis muslos eran cachorros
                        con sed de sangre
            que nunca tendrían suficiente
y aquellos pequeños comunistas eran tacaños
Tenía diecisiete años
            y quería ver el mundo
            Mi florecimiento fue químico
            Aprendí de promiscuidad y de medicina
            Atravesé más ventanas
                        y todo se puso realmente oracular
En 1968
una noche
el chamán puso alguna mierda santa sobre mí y wow
supe que
en 1985
            el mundo aún sería blanco, germicidamente
                        blanco
            Que el ethos de la abundancia
            era un imborrable
            rasgo de chico blanco
            como los ojos azules
            Que los Volkswagen serían reemplazados por
                        Ferraris
                        y serían conducidos con el mismo
                        arrogante coraje que lloriqueaba a las puertas
                        del Fillmore, viéndose bien
Yo conocía a esos tipos, los conocí cuando tenían afiches del
            Che Guevara sobre sus camas
            Todos tenían afiches del Che Guevara sobre
                        sus camas
            Y yo miraba los ojos negros del Che toda la
                        noche mientras permanecía acostada en esas camas,
                        ignorada.
Ahora esos tipos tienen sus nombres en puertas de pisos 18 de
            alguna torre en Encino
            Tienen ex esposas y dealers
Hasta mi amiga se casó en Van Nuys con el dueño de un conjunto residencial

En la nomenclatura correcta que usaría un teórico marxista blanco, yo era
            una ramera.
A las chicas ricas las llamaban “liberadas”.

Yo era una mujer de San Fernando
            y los Negros de San Francisco y yo
            teníamos mucho en común
            Nuestros ojos, por ejemplo,
            dilatados
            con la opacidad del “jódete”
            Yo los veía y ellos me veían
            No necesitábamos un oftalmólogo para hacer el amor
            Nos acostábamos sobre fundaciones de
                        visibilidad
            y nuestra cogida
            no era ninguna hipótesis

Ahora que yo era mundana
            deseaba corregir
            los ojos azules y nerviosos que volaron desde
            Brentwood
para ver a Hendrix
pero
cuando los veía fijamente
siempre perdían foco
y se ponían claros y más claros
y
no me extraña que Malcolm los llamara Diablos.









Lea el poema en inglés aquí.

22.3.11

Traducciones: "Hombre conejo" de Sapphire

Sapphire. Fuente: Homework Central


1.
él es la noche
persiguiendo conejos,
una olla de polvo
bajo el cielo de asfalto
rajado de estrellas.
atleta,
“triunfa chico negro de Houston”.
de pie, derecho como una hojilla
abre mi vagina de un tajo
estirándola como luces que sangran en el aire oscuro
sus dientes de conejo arrastran mi lengua
por sables ocultos bajo sal,
de la punta cortada
gotean rosas rojas
que gritan: papi, no.

se supone que no debería ser
tu cena, negro.
tu semen forma dedos
en mi garganta,
dedos lanudos.
toso todo el tiempo
hombre conejo
chico negro
corre
salta
obstáculo tras obstáculo—
cada vez más alto.

hasta que tu pene se derrita
como un malvavisco en el fuego
y tu miedo sea un desierto sin otra flor
que tus dos hijas,
Bellezas Americanas,
firmes capullos que abres,
pétalos de luz rosa desangrándose
bajo una luna destrozada.
agujas de pino brotan de la arena
pero no preguntas para qué son
rodeado como estás por pequeñas hijas,
diminutos cazones que se ahogan entre pañales.
tú hiciste esto güevo de conejo,
güevo de conejo
güevo de conejo
engendro coprófago saltador
ojos ciegos abriéndose
como enfermedad terminal
boca tras boca—
paralizante luz.

2.
me deslizo entre frías habitaciones de poliéster,
hasta tu cama—
allí todo es tan ordinario y roto.
esquivo la blanca piel y
los ojos sangrantes de Jesús.
casi todas las noches dormías
en el obituario de la luz—
completamente sola.
la imagen estaba colocada de tal manera que
cuando tu cabeza golpeaba la almohada
veías a Jesús.
¿el qué?

3.
veías a la muerte como las piernas negras de tu madre
como los dientes torcidos de tu hermana retrasada
como el olor húmedo de la luz en el ojo de un pez.
veías a la muerte cabalgando sin automóviles ni tarjetas de crédito.
veías a la muerte arrastrándose tambaleándose como las mujeres gordas
            que odiabas.
veías que Jesús no podía salvarte.

la mano de dios está fruncida por el olor a cabello quemado y
            grasa caliente,
ella te escucha diciéndole a tus hijos no se vayan a juntar
            con una negra.
sus tetas cuelgan tristes serpientes subiendo por tus piernas
hasta que tu pene habla y con mirada ciega ves
a las dos hijas que abandonaste sin agua en el desierto.
oh la muerte te conoce y te invita a cenar,
sale rodando del garaje como un coupe de ville,
es una hija de lengua viperina que te traiciona,
es un conejo sediento ahogándose en una carretera solitaria.
la muerte es un hacha dentro de un ascensor elevándose hacia el sol.
la muerte es el huevo de dios.
la muerte es una hija que se alimenta.
tú eres la mesa donde la negra y húmeda tierra descansa—
tú eres la cena del polvo,
un cadillac regresando a una choza derrumbada.
eres el conejo liberado del temor
el círculo quebrado por el sol
el mango de un hacha enterrada,
cabeza rodado por el desierto
como una bola de paja—
de regreso a Neptuno.

4.
ahora soy la reina de la arena,
viento envolviéndose como alambre alrededor del cuello del conejo,
el final de un ciclo.
mis hijos se rehúsan a creer que tu pene es una chupeta.
mis hijos son el desierto florido;
flores de cactus abriéndose al perdón,
millones de conejos saltando—
saltando por encima de ti.




Lea el poema en inglés aquí.